Si un coche puede comunicarse con otros usuarios de la carretera, Internet o la red telefónica, se denomina coche conectado, es decir, conectado. Las posibilidades de aplicación son múltiples: van desde la comunicación de emergencia en caso de accidente hasta las advertencias en caso de daños que se produzcan en el mero entretenimiento de los ocupantes.

Hoy en día, cada vez es más difícil comprar un coche sin un sistema de este tipo – la popularidad es ininterrumpida. Mientras que los defensores de la privacidad reaccionan entre ser sospechosos y sorprendidos, los usuarios aprecian la comodidad añadida, las conexiones rápidas a Internet y la seguridad adicional que ofrecen los coches conectados.

Como un ejemplo perfecto del avance de la digitalización, los vehículos conectados simbolizan numerosos desarrollos actuales: Una vez que los objetos puramente mecánicos están equipados con más y más tecnología digital, conectados entre sí y así hacer la vida cotidiana más fácil para nosotros. La transformación digital también está siendo impulsada por un aumento de nuevas aplicaciones y servicios, en este caso: entretenimiento, hacer llamadas en el coche, contacto directo con instalaciones de mantenimiento y servicio, navegación basada en GPS, y mucho más que simplemente no estaban disponibles para nosotros antes.

Definición de digitalización

La digitalización es, bastante sobriamente hablando, simplemente la transferencia de procesos anteriormente analógicos a los digitales. Incluso si actualmente nos encontramos cada vez más con estos y términos similares, este es un proceso muy antiguo y simple, porque casi todas las formas de digitalización se ven recompensadas con aumentos de eficiencia, reducciones de costos y nuevas posibilidades, hasta ahora desconocidas. No es de extrañar que los humanos siempre hayamos estado muy interesados en ella.

Debido al rápido progreso técnico y al apoyo mutuo (las nuevas tecnologías permiten las nuevas tecnologías…) la digitalización ha ganado tanta velocidad en los últimos años que ahora ha penetrado en todas las áreas de nuestras vidas y es indispensable desde allí. Esta transformación digital es un proceso tecnológico, sociocultural, económico e intelectual que trae consigo agitaciones gigantescas.

Para las empresas en particular, la transformación digital crea oportunidades sin precedentes, pero también acecha con peligros considerables, especialmente si se ignora.

Los comienzos de los coches conectados

En 1996, cuando los teléfonos móviles estaban lejos de ser encontrados en todos los pantalones y bolsos y teléfonos inteligentes modernos ni siquiera podían ser soñados, General Motors lanzó su servicio “OnStar”. Esto proporcionó una línea directa de emergencia a través de la red móvil para los vehículos en los que se instaló el dispositivo correspondiente. En caso de accidente, se hizo una conexión con un centro de llamadas dedicado y los servicios de emergencia fueron alertados mucho más rápido de lo habitual. Dado que cada segundo guardado en tales situaciones puede literalmente definir la vida, el sistema se convirtió rápidamente en un éxito de ventas.

El concepto, que también fue adoptado por otros fabricantes, experimentó un florecimiento general y se complementó con numerosas otras funciones. El transmisor GPS, que hizo posible localizar en caso de emergencia, fue cada vez más utilizado para los sistemas de navegación a principios de la década de 2000. Además de los accidentes graves, la asistencia general en carretera se incluyó rápidamente en la oferta.

Otras mejoras, como las advertencias cuando hay un defecto en el vehículo y podrían provocar fallos o daños, así como conexiones cada vez más rápidas que utilizan las últimas redes móviles, han llevado a un progreso constante. Los coches conectados modernos han sido capaces de conectar los teléfonos inteligentes de los reclusos a Internet o transmitir contenido multimedia en tiempo real como un punto de acceso WiFi con altas velocidades de datos.

Coches conectados para empresas – Oportunidades y áreas de negocio

Si bien el éxito de los sistemas se debe en gran medida a su uso privado con fines de entretenimiento, también ofrecen numerosos beneficios para las empresas. Una flota correctamente en red no puede reemplazar únicamente los libros de registro y medidas similares; la gran cantidad de datos de movimiento y otra información también se puede utilizar para hacer modelos matemáticos para el uso más eficiente de los vehículos. Un ahorro significativo en tiempo, distancia y combustible es el resultado que muchos servicios de entrega, transportistas y empresas con un gran número de vehículos de servicio ya se benefician.

Las compañías de seguros también utilizan los tesoros de datos recientemente disponibles para clasificar a los conductores de acuerdo con su comportamiento en la carretera. Esto puede tener un impacto en los costes de los seguros y, por lo tanto, es una posible herramienta para alentar incluso a los conductores particularmente imprudentes a cumplir con el Código de Tráfico. Las tarifas especiales también ofrecen la posibilidad de ajustar la suma del seguro a la distancia real recorrida, también gracias a los datos de los vehículos conectados.

Los servicios modernos de ride-sharing se basan en parte en conceptos similares. Mientras que un coche privado se utiliza de manera extremadamente ineficiente (está en un garaje la mayor parte del tiempo) y no cubrimos la mayoría de las rutas a plena capacidad, un vehículo compartido se puede utilizar precisamente cuando es necesario. Una vez completado el “uso” respectivo, el siguiente cliente puede unirse. También es posible recoger más pasajeros a través de aplicaciones apropiadas, a menos que una pandemia global salude el concepto. Estas aplicaciones se benefician de los datos adecuados del vehículo en tiempo real para proporcionar a los pasajeros una experiencia ideal.

Debido a su tamaño, el mercado de coches conectados también es interesante para las empresas que buscan nuevas áreas de negocio. Todavía hay una gran necesidad de aplicaciones y sistemas de vehículos adecuados, así como de servicios en la nube rápidos y fiables, que a menudo son la “columna vertebral” de los coches conectados.

Diferentes categorías de conexiones para diferentes propósitos

Los vehículos pueden hacer una variedad de conexiones, de un coche a otro o a una nube central. Igualmente complejas son las aplicaciones subyacentes.

Mientras que las conexiones basadas en la nube a Internet(V2C – Vehículo a la nube)se utilizan a menudo para entretener a los ocupantes y se utilizan, por ejemplo, para proporcionar puntos de acceso WiFi o servicios de transmisión de música, otras conexiones están más orientadas al tráfico.

V2I – Vehículo a Infraestructura – es un caso de uso en el que el conductor recibe datos ambientales que lo apoyan en el tráfico. Esto puede incluir datos meteorológicos o atascos de tráfico. Los sistemas de orientación para el estacionamiento y la gestión del tráfico en las ciudades también son lugares populares.

La conexión con los peatones y sus teléfonos inteligentes (V2P – Vehículo a Peatón) es también un concepto que ofrece beneficios potenciales para la seguridad vial. Sin embargo, su desarrollo todavía está en sus primeras etapas. Tal sistema podría permitir a los modernos asistentes de conducción, por ejemplo, localizar a los peatones de la zona utilizando sus teléfonos móviles o wearables independientemente del contacto visual real, y predecir y prevenir colisiones a través de sus patrones de movimiento. Esto también podría reducir los accidentes altamente peligrosos en el punto ciego de los camiones.

Conducción autónoma frente a coches conectados

En el contexto de estos modernos sistemas de asistencia y coches autónomos, a menudo se habla de “conducción autónoma”. Los vehículos son a menudo vistos como usuarios independientes de la carretera – un concepto gravemente erróneo!

Lo contrario es cierto: cualquier tipo de tráfico, ya sea controlado por personas o computadoras, no es independiente entre sí, sino que está altamente interconectado. El tráfico rodado es una “actividad grupal” en la que cada participante reacciona entre sí y sigue movimientos y patrones de nivel superior. Si un vehículo se moviera de forma autónoma, es decir, independientemente de su entorno, el resultado sería docenas de frenado completo abrupto, aceleraciones innecesarias y un riesgo generalmente mayor de accidentes.

En cambio, se necesita un alto grado de interconectividad para transferir el flujo natural del tráfico, que incluso a los conductores humanos experimentados les resulta difícil de mantener, como muchos atascos demuestran cada día, a los coches autónomos. Los vehículos individuales deben ser capaces de transmitir datos de movimiento, aceleración y frenado a su entorno a la velocidad del rayo para garantizar un tráfico seguro y fluido.

Por lo tanto, el concepto de coches autónomos debe entenderse como independencia del conductor humano, pero nunca de otros usuarios de la carretera. Si desea realizar escenarios futuros de coches, autobuses y camiones autónomos, inevitablemente tendrá que confiar en una conexión de datos entre los participantes individuales.

Con el éxito continuo de los sofisticados asistentes de conducción, estas conexiones V2V se están convirtiendo cada vez más en un enfoque para los ingenieros. Esto es seguido por un mercado en aumento en el que la tecnología de sensores tendrá una parte significativa.

Conclusión

La mayoría de los vehículos de nueva producción han cumplido durante mucho tiempo la definición de un coche conectado – esto no cambiará en el futuro. Por el contrario, con la mejora continua de los sistemas de asistencia y la creciente digitalización de nuestro entorno, a la que esperamos un acceso completo incluso en nuestros coches, las conexiones más rápidas y mejores sólo serán más importantes.

Los coches conectados son, por tanto, un ejemplo perfecto de la transformación digital en curso y las nuevas posibilidades que vienen con él. Tanto la seguridad de los usuarios de la carretera como la comodidad de los ocupantes del vehículo se benefician enormemente de este desarrollo.

Expertos en Coches Conectados

No Listings Found