Cuando los métodos de digitalización, es decir, la extensa recopilación y evaluación de datos, así como la conexión en red coherente de dispositivos, se aplican a toda una ciudad o un distrito, se crea una llamada ciudad inteligente.

La información obtenida se utiliza para gestionar y optimizar el transporte, la infraestructura y otras preocupaciones. Esto beneficia tanto a los residentes locales como a las empresas locales: el servicio se está mejorando constantemente, se está mejorando y se están ahorrando costos. Los recursos resultantes pueden a su vez invertirse en tecnología mejorada o en instalaciones urbanas.

Por lo tanto, el concepto de Smart City es visto por muchos expertos como una solución a los muchos problemas de la planificación y gestión urbana moderna.

Definición de una “Smart City”

El término no está definido con precisión, por lo que una definición puede variar dependiendo de la fuente. Sin embargo, los aspectos individuales se mencionan tan a menudo que pueden ser considerados como dados. Estos incluyen en particular:

Recopilación y uso de datos. A través de numerosos sensores, así como la información transmitida voluntariamente por los residentes, una ciudad inteligente sabe lo que está pasando en ella. Esto incluye transporte público, privado y compartido, uso de edificios y plantas, energía, agua, uso de Internet, servicios públicos y mucho más.

La creación de redes de los servicios individuales y la transmisión en tiempo real de los datos actuales crea una imagen interactiva de los procesos dentro de la ciudad/distrito. Esta información se puede procesar en modelos matemáticos y permite la optimización del proceso y un mejor uso de los recursos.

Intercambio entre administración y residentes. Una ciudad inteligente se caracteriza por oportunidades de participación digital y una comunicación de dos puntas entre las unidades organizativas y los proveedores de servicios de la ciudad y los residentes y empresas. En este contexto, un intercambio de información entre las partes interesadas puede tener lugar a través de aplicaciones y plataformas adecuadas, mejorando la comprensión mutua y el uso de los recursos.

La creación de redes entre los actores simplifica la toma de decisiones y la política de información para el sector público. También se pueden encontrar nuevas ideas e innovaciones que puedan abordar mejor los problemas y tareas específicos a través de la participación de los residentes. Para los residentes locales, por otro lado, será más fácil llamar la atención sobre los problemas y potenciales sin explotar y reunirse, intercambiarse o apoyarse mutuamente para una variedad de propósitos.

Así, una ciudad inteligente sigue claramente las dos corrientes fundamentales de la digitalización, tal como las percibimos en otras áreas de nuestras vidas:

Las redes digitales de personas y dispositivos permiten procesos cotidianos más rápidos y sencillos, así como aplicaciones completamente nuevas. Un enfoque en la recopilación de datos y la obtención de los conocimientos relevantes conduce al mismo tiempo a mejores decisiones, nuevos conocimientos y desarrollos técnicos.

Definición de digitalización

La digitalización es, bastante sobriamente hablando, simplemente la transferencia de procesos anteriormente analógicos a los digitales. Incluso si actualmente nos encontramos cada vez más con estos y términos similares, este es un proceso muy antiguo y simple, porque casi todas las formas de digitalización se ven recompensadas con aumentos de eficiencia, reducciones de costos y nuevas posibilidades, hasta ahora desconocidas. No es de extrañar que los humanos siempre hayamos estado muy interesados en ella.

Debido al rápido progreso técnico y al apoyo mutuo (las nuevas tecnologías permiten las nuevas tecnologías…) la digitalización ha ganado tanta velocidad en los últimos años que ahora ha penetrado en todas las áreas de nuestras vidas y es indispensable desde allí. Esta transformación digital es un proceso tecnológico, sociocultural, económico e intelectual que trae consigo agitaciones gigantescas.

Para las empresas en particular, la digitalización ha creado oportunidades sin precedentes, pero también se esconde con peligros considerables, especialmente si se ignora.

Ventajas

Una ciudad inteligente no es un estado absoluto, sino un proceso dentro del desarrollo urbano. Incluso los barrios que fueron planeados y construidos “inteligentes” desde el principio no logran esto de la noche a la mañana – sólo en el transcurso del tiempo todos los aspectos entran en juego. Por lo tanto, no es de extrañar que las muchas ventajas de una ciudad inteligente también salgan a la luz en diferentes momentos de su desarrollo.

Una de las iniciativas directamente eficaces es la mejora de la infraestructura digital. Dado que sin ellos cualquier esfuerzo adicional sería en vano, una gran inversión en esta área casi siempre llega a la función de señal de partida cuando se anuncian los planes para una ciudad inteligente. Los residentes y las empresas suelen beneficiarse de esto con bastante rapidez, mucho antes de que las medidas en profundidad comiencen a surtarse efecto.

El acceso a los servicios públicos a través de canales digitales es también un cambio que normalmente se implementa al comienzo del proceso de transformación. El objetivo es acceder a todos los servicios para todos. Por lo tanto, también se puede hablar de una extensión del concepto de la “ciudad digital”, que apareció al principio de la transformación digital.

El mejor uso de los recursos, por otro lado, es una ventaja que a menudo entra en vigor más tarde. Los datos entrantes ayudarán a dividir mejor los servicios, activos y trabajadores en las áreas de la ciudad y estarán disponibles en los lugares correctos en el momento adecuado. Un cierto tiempo de puesta en marcha es necesario, especialmente si se trata de una transformación inteligente y no un modelo de ciudad que se planifica desde cero de forma inteligente.

Los beneficios a largo plazo son ante todo humanos, sociales y económicos. Las ciudades inteligentes proporcionan los requisitos naturales para empresas de alta tecnología, empresas emergentes creativas y emprendedores. También se promueve la asociación (privada) de entretenimiento, intercambio, representación de preocupaciones importantes, etc. También se mejorará la provisión educativa para cumplir con los nuevos requisitos.

El alto nivel de inversión que debe hacer el gobierno en una ciudad inteligente, así como el uso más eficiente de los recursos existentes, aumenta significativamente el nivel de vida y la calidad de los residentes locales.

Ciudades inteligentes en la realidad

La transición de una ciudad “normal” a una “inteligente” es lenta y requiere mucho tiempo. A menudo es sólo una decisión política al margen y, mucho más, un desarrollo natural basado en circunstancias culturales y económicas.

Dado que no hay placa, premio o comité de selección oficial, e incluso la definición ofrece un montón de desenfoque, la cuestión de si una ciudad o distrito es “inteligente” o simplemente se describe a sí mismo como tal es sólo subjetivo. Sin embargo, si nos fijamos en las menciones habituales de las ciudades inteligentes, rápidamente se hace evidente que el banco es una ciudad o distrito que ya era particularmente de ingresos altos y cosmopolita y formó el centro económico e innovador del entorno respectivo.

Estos se establecen como el objetivo de una campaña de Smart City con las celebraciones apropiadas y reciben fondos adicionales. Esto también se asocia con una aceleración del desarrollo económico y tecnológico. Las campañas periódicas, en las que se buscan ideas y conceptos nuevos e innovadores, también son estándar en muchas ciudades inteligentes.

Ejemplos de estas ciudades son Amsterdam, Copenhague y Dublín. Todos ellos forman puntos focales extremos del país respectivo sin un contexto de ciudad inteligente. En estos casos, los esfuerzos actuales pueden ser vistos como una evolución natural, consolidando la posición importante y encontrando soluciones a los problemas de las ciudades modernas.

Otro esquema común es la construcción de un parque tecnológico o área similar de tamaño manejable, en la que la tecnología moderna y otros bloques de construcción necesarios de una ciudad inteligente son abundantes. Estas áreas suelen estar fuertemente separadas del resto de la ciudad, tanto a nivel local como en términos de contenido.

Los edificios “Cyberport” de Hong Kong o la “SmartCity Malta” de Malta son ejemplos de este enfoque: estos edificios de última generación fueron construidos en lugares adecuados y rápidamente atrajeron a numerosas empresas y empresas emergentes a través de su amplia gama. Dado que se trata de edificios nuevos, no había ninguna base sociocultural en forma de residentes locales. Esto facilita muchos aspectos de la construcción y la planificación; los efectos positivos para los habitantes de una ciudad inteligente no se pueden aplicar (debido a la falta de habitantes similares) o sólo en una medida limitada.

Desde el punto de vista de una empresa

Las ciudades inteligentes, ya sea en forma de un solo distrito o a través de ciudades, pueden ser una bendición para las empresas que buscan las mentes más brillantes. Debido a su faro para la tecnología, la innovación, la calidad de vida y el prestigio, atraen a los mejores candidatos para todos los puestos altamente calificados. Dado que estas ciudades también (casi) siempre tienen las mejores universidades de la zona y también un excelente sistema educativo, se garantiza un suministro constante. Por lo tanto, muchas empresas de alta tecnología están trasladando sus ubicaciones a esas ciudades inteligentes o abriendo sucursales.

Sin embargo, dado que la “Guerra por los Talentos” asociada con la digitalización hace tiempo que los empleados han dado a conocer su propio valor y están haciendo las demandas correspondientes, también puede haber desventajas para las empresas. En particular, las empresas que no están representadas en los centros intelectuales de las ciudades inteligentes tienen dificultades extremas para cubrir tales puestos. Además de las sucursales locales, también son necesarias conexiones con las respectivas instituciones educativas.

La participación y el apoyo de las medidas, concursos y proyectos locales de la Smart City también plantean problemas a las empresas: Se espera que las empresas locales tengan una contribución positiva a los intereses del distrito. Los días en que las comunicaciones corporativas se limitaban a evitar escándalos e imprimir bonitas tarjetas de visita finalmente han terminado. Si quieres competir por nuevos empleados, tienes que participar activamente en la Smart City.

Los efectos positivos, como la reducción de la burocracia administrativa o el acceso a una infraestructura excelente, también hacen que las ciudades inteligentes sean interesantes para los emprendedores. Muchos socios y necesidades de negocios también están disponibles en las proximidades. Esto hace que sea más fácil hacer nuevos contactos; el intercambio profesional y la cooperación permiten un amplio crecimiento.

Crítica

Si bien hay poca crítica del concepto de la propia Smart City, muchos aspectos de la selección/nombramiento y su construcción son controvertidos. En particular, las campañas con minoría local, es decir, la construcción de un distrito inteligente, tienen una reputación de exaimando las dificultades sociales. A medida que estos distritos atraen a empresas de alta tecnología y a los empleos mejor pagados, pueden formarse enclaves aislados y extremadamente gentrificados, mientras que las situaciones precarias en otras partes de la ciudad pueden intensificarse. Por lo tanto, las campañas aisladas de Smart City pueden ser desastrosas para los distritos que no forman parte del área inteligente.

Los conceptos que son demasiado concisos también son a menudo criticados. Es fácil para un ayuntamiento llamar a una competencia de la ciudad inteligente y preguntar a los residentes sobre sus ideas para mejorar. Después, se puede implementar una propuesta particularmente simple y la ciudad puede describirse a sí misma como inteligente.

Por otro lado, las inversiones para la digitalización real de la ciudad, para la recogida de los datos necesarios y para ponerla a disposición de los proveedores de servicios y empresas son mucho mayores. Se necesita un uso adecuado de la administración y la política para producir un éxito tangible, un compromiso que se repele en muchos lugares.

Fuera de las ciudades inteligentes

En el contexto de la digitalización omnipresente, las ciudades inteligentes no sólo son cada vez más numerosas; nuestros pequeños pueblos y aldeas “menos inteligentes” también adoptarán cada vez más elementos de este concepto. Con la creciente madurez de las nuevas tecnologías, todo un arsenal cambiará la forma en que vivimos, trabajamos y vivimos juntos.

En el futuro, la identificación a prueba de manipulaciones a través de blockchain nos permitirá votar en línea sobre todos los asuntos, desde el alcalde hasta el color de las flores en el parque de la ciudad. Nuestros hogares inteligentes entregan datos de medidores de consumo en tiempo real al proveedor de servicios para ahorrar bonificaciones de agua. Al mismo tiempo, se registra digitalmente la necesidad de transporte público y se adaptan las rutas e intervalos de los autobuses.

Muchos servicios que ya están disponibles hoy en día (por ejemplo, servicios de uso compartido de viajes) fueron ideados y probados en ciudades inteligentes antes de extenderse a países enteros. Los sistemas detrás de las ciudades inteligentes, como el extenso software de BI para el procesamiento de datos entrantes, también están disponibles para otros municipios por una fracción del precio después de que se han introducido en el mercado en ciudades inteligentes.

Así que mientras que las ciudades inteligentes a menudo conducen a una “fuga de cerebros” en su entorno, ya que atraen principalmente a personas jóvenes y bien educadas, al mismo tiempo ofrecen nuevas tecnologías y conceptos que también pueden ser útiles para los residentes de la aldea más pequeña.

Por lo tanto, una ciudad inteligente no sólo es muy compleja en términos de tecnología, política y organización. Es sobre todo el aspecto humano el que juega el papel más importante en la planificación y la implementación.